Gabo y Capote, el poder de hechizar

Los auditorios estaban abarrotados y la luz frontal no daba ninguna oportunidad para ver la cara de los espectadores. El miedo de no saber lo que sucedía en la oscuridad misteriosa donde de vez en vez, un sonido daba indicios de vida humana. Sin más, y manteniendo en lo más alto la atención de los espectadores, la lectura terminó y el auditorio estalló en aplausos. Aun levitando, los espectadores reconocieron sin excepción alguna, la presencia de un hechicero ante sus ojos. El acto hipnótico se dio en el momento más importantes de sus procesos creativos, cuando las dudas acechaban sin cesar y el miedo de estar invirtiendo todo sin saber qué podrían lograr. Sigue leyendo “Gabo y Capote, el poder de hechizar”

El cerco de Bogotá

Se fue de Bogotá siendo muy joven, el destino fue Madrid. Allí estudió filología y más que eso, estaba tras el sueño de ser escritor, de publicar y ser reconocido. Dejó a su familia en el aeropuerto el Dorado hace treinta años y desde ese primer día en España, no hizo otra cosa que escribir y tratar de sobrevivir. Luego viajó a Francia, quizás siguiendo los pasos de Márquez, Vargas Llosa o Carlos Fuentes. Trabajó en la radio francesa y vivió en una pequeña habitación para escritores mientras su vida se iba entre libros, amores y alguna que otra tristeza. Sigue leyendo “El cerco de Bogotá”

El vicio de escribir

Algunos escriben acostados sobre la cama, sin zapatos ni medias. Otros prefieren su escritorio cerca de la máquina de escribir que espera ansiosa la redacción final de la idea que se fragua en la mente del escritor. Algunos utilizan cuadernos y muchos bolígrafos, otros lápices y muchos borradores, también es válida la agenda con apuntes variados que se van organizando a medida que van escribiendo, otros sencillamente, se sientan frente a la máquina de escribir y empiezan a darle rienda suelta al teclear constante hasta que paran como un acto de exorcismo y releen lo escrito, Sigue leyendo “El vicio de escribir”

Reseña-Las babas del diablo- Julio Cortázar

En 1964 -según la reseña del libro- se publicó las armas secretas. Un libro en donde Julio Cortázar juega con los planos del espacio y el tiempo. Los primero fragmentos o células de Rayuela se ve claramente gracias al cuento: El perseguidor, cuento sobre la vida de Charlie Parke, el famoso interprete de jazz que era como un dios para Cortázar. Aunque las reseñas del libro dice que éste se publicó en 1964, el mimos Julio en la famosa entrevista a fondo en España, señala que fue en 1959, cuando sale a la luz este libro de cinco cuentos en donde también se encuentra el complejo pero maravilloso cuento: Las babas del diablo, del cual también, se ha realizado películas y cortometrajes ya que, su escritura deja claramente jugar con los tiempos del cine.  Sigue leyendo “Reseña-Las babas del diablo- Julio Cortázar”

La soledad y los libros, una apuesta

Dice un viejo refrán: “si te gustan los libros nunca estarás solo”. Y es cierto, solo que no muchas veces dudamos en darle a los libros el puesto que merecen en nuestra vida. Existen lectores de medio tiempo, de fin de semana, los ocasionales y los de moda. También hay lectores rigurosos, académicos y empedernidos. Cada lector tiene una vida que contar gracias a sus lecturas, pero también son pocos los que pueden contar que los libros les han salvado la vida. Sigue leyendo “La soledad y los libros, una apuesta”

Gabo y Fuentes, una amistad que cumplió más de 50 años

 

En 1962, un día cualquiera, el escritor colombiano Álvaro Mutis le presentó a Carlos Fuentes uno de sus mejores amigos. Un hombre joven con mucha vitalidad que había publicado dos novelas sin mucha relevancia, aunque una de ellas, fue traducida al francés. Ya con pocos rasgos de Caribe, aquel escritor no estaba muy convencido que el gran autor mexicano ya había leídos sus novelas. Lo comprobó con cruzar pocas palabras, no tuvo que decir nada para entender que Fuentes era uno de sus lectores fieles sino que también, sería su gran amigo. García Márquez y Carlos Fuentes iniciarían una gran amistad que sólo pudo ser destruida por la traicionera y absurda muerte. Sigue leyendo “Gabo y Fuentes, una amistad que cumplió más de 50 años”