¿Traición o amistad?

kafka-metamorfosis
Tomado de: filosofiavegana.blogspot

Es un cuestionamiento bastante llamativo, no se sabe que fue peor si el amigo de Kafka (Max Brod) quien no cumplió la voluntad del escritor de Praga al destruir los manuscritos, o el hecho que Esther Hoffe secretaria de Brod quien al morir en 1965, heredó con un gran compromiso la obra literaria de Kafka, leer más la misión consistía en donar las obras del escritor alemán a una biblioteca fuera de Alemania para que sus lectores que se deslumbraron con obras como: carta al padre o la metamorfosis, pudiesen trabajar con los manuscritos y fuera un documento para la humanidad. Hoffe tampoco cumplió la voluntad del amigo de Kafka, así que ni el uno destruyó todo ni la otra donó las obras. La situación se complicó cuando Hoffe decidió hacer una colección privada de las obras de Kafka para que después de su muerte, sus hijas un poco más incultas que la mamá, empezaran a subastar la obra al mejor postor.

Podemos decir que las obras de Kafka sirvieron no solo a los lectores sino, a los intereses personales de una generación tan alejada al escritor de Praga, que si el mismo Brod estuviera vivió para verlo, se hubiese arrepentido de no haber destruido todo tal cual como lo ordeno Kafka. No se sabe que fue peor, pues si nos ponemos en la posición de lector y amante de la literatura, diríamos que gracias al gran Brod nosotros podemos disfrutar de las obras del escritor y abogado Franz Kafka, pero si lo vemos desde otro punto de vista, nace el desprecio por ciertas personas que buscan siempre el interés personal que el general y más, cuando se trata de documentos tan valiosos que se necesitan para seguir trabajando en las diversas interpretaciones del mundo a través de la literatura. Solo pensar que si Brod hubiese cumplido la misión, tal vez un escritor como Marqués no habría encontrado su estilo y amor por la escritura, ni mucho menos su obra crónica de una muerte anunciada seria solo una idea fugaz como muchas otras en la mente de Gabo.

En el 2007 y a raíz de las subastas a costillas de Kafka, la biblioteca nacional de Israel se puso al trabajo de rescatar las obras del escritor alemán, con dos razones que le sirvieron de pretexto y más que eso, como bandera para lograr dicha misión:

  1. el hecho ambicioso de la familia Hoffe
  2. el afán de Brod porque esto llegue a manos de especialistas, que llegue a un lugar lejos de esa Alemania invadida por los nazis.

La labor de la biblioteca nacional de Israel tuvo sus primeros frutos al concluir hace un mes, que son dueños de la obra de Kafka, documentos que serán de gran utilidad para los estudiosos que quieran leer de primera mano, lo que Kafka un día inició y luego se arrepintió llegando hasta el punto de querer destruirlo todo. ¿A quién se le da las gracias?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s