Hablar de lo que se sabe

tomado de: Gadu.org
tomado de: Gadu.org

Hace unos días un camión de combustible explotó cerca de la frontera con Turquía. El hecho fue controlado por los rebeldes de Siria pero aun así, dejó varios heridos y muertos. Lo comentó un importante medio de comunicación y ya nos perece tan normal, tan sin sentido saber que cada día mueren cincuenta personas, que otras se ahogan intentando correr de la guerra, escapar del ruido de las bombas, de los fusiles que no cesan de sonar de forma abrupta llevándose por delante la vida de sus seres queridos.

Es un centenar de noticias que día a día están a la mano del público y que ya los medios de comunicación dejan a un lado. Es que de una u otra forma es entendible, estar anunciando la guerra sin conocerla es desgastante. No hay un ejercicio de investigación, de cuestionamientos, de interés por querer dar la noticia con profundidad, sino se conforman con anunciar lo sucedido como si fuera algo tan lógico, tan normal, tan alejado de nosotros. Y es que a la final es así, que mueran niños, que mueran jóvenes, que algunos países invadan y se unan a la guerra es algo que nosotros lo vemos obvio sin darnos un minuto para intentar entender la situación. Esto ocurre precisamente porque son los medios quienes nos brindan la información de primera mano, pero también nos hacen un daño, pues la información nos llega de forma somera y carente de explicaciones a millones de preguntas que como televidentes, lectores y oyentes de noticias, pueden formarse en nuestras cabezas.

Algunos son prácticos y exponen que es una guerra por religión, otros por la invasión norteamericana, por el poder del petróleo; que inició con un juego de bandas criminales y se agrandó a la medida que el mundo se dividió para apoya a unos y a otros. Puede ser que las afirmaciones anteriores tengan un pedacito de verdad, algo mínimo, pero eso tan pequeño no logra encerrar la magnitud de un problema que no se inicia en 2014, ni se agudiza en el 2001, tampoco algunos años atrás, la cuna de este problema se encuentra en la lejanía de la primera guerra mundial, en acontecimientos de los años ochenta y si somos más certeros, podemos decir que su inicio viene desde el origen mismo del Islam. Sin embargo, nos queda fácil reproducir la información de los medios, creer lo que vimos en el colegio, lo que en nuestro vago intelecto nos brinda en reuniones con amigos y familiares. El sentido profundo de esta guerra necesita ser entendida desde la historia pasando por todo un análisis social, filosófico, teológico y geográfico. Debemos dejar de creer que esto lo podemos definir según nuestro antojo.

La guerra que se sufre en Oriente Medio ha sido quizás una de las más aterradoras y dolorosas que ha tenido la humanidad. De las otras podemos entender un inicio y un fin, un interés puntual y la consumación o el fracaso del mismo. Pero con la guerra de Oriente Medio, es mejor manejarla con la punta de los dedos, con las palabras precisas, el conocimiento pleno para no caer en el error de creer lo que todos creen. Por esa razón, leer el libro del corresponsal de guerra en Oriente Medio: Víctor de Curre-Lugo es la forma más “sencilla” de entender los por qué de lo que está pasando en el Estado Islámico, llegar a sus orígenes para comprender el presente. El libro publicado en febrero del 2016, es un descubrimiento sobre la historia y el desarrollo de la guerra a través de los ojos del reportero que ha pasado gran parte de su vida sumergido en las zonas más peligrosas de este conflicto.

El Estado el-estado-islamicoIslámico publicado por editorial Debate, expone la experiencia de Víctor de Currea en aquella zona con un profundo recorrido bibliográfico. Ayuda a comprender lo que sucedió en París del 2015, los muertos ahogados y aparecidos en las playas de Turquía, la división territorial y la muerte en nombre de Allāh. Conocer para entender, entender para hablar, es uno de los ejercicio que debemos hacer para no repetir la información básica y los comentarios de los demás. Se necesita saber para hablar y es fundamental darse a la tarea de investigar, de conocer la historia que nos ha formado de una u otra manera así nos divida miles de kilómetros de distancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s