San librario, la librería infinita

Tomado de: La pagina oficial en facebook
Tomado de: La pagina oficial en facebook

Supe de la librería por un texto corto de Juan Gabriel Vásquez en el New york times. El texto que es un elogio de amigos a la librería en donde compró historia de un deicidio de Mario Vargas Llosa en los tiempos de estudiante de derecho y con la convicción plena de que su vida, la dedicaría completamente a la literatura. Álvaro Castillo el dueño de la librería es un hombre de gafas redondas y de un conocimiento abrumador sobre los libros. Aún recuerda al joven Vásquez comprando los libros decisivos para su carrera como escritor.

Después de leer el texto de Juan Gabriel, al siguiente día visité la librería con un afán de conocer no sólo el lugar que describe el autor bogotano, sino con la convicción que allá encontraría algo nuevo para aumentar la biblioteca que he venido construyendo desde hace mucho tiempo, cuando descubrí y acepté, que no tendría otra cosa que hacer en la vida más que leer e intentar escribir. Una biblioteca infinita como lo expone Borges en su cuento La biblioteca de Babel.

De antemano y sin tono de adulación, debo decir que Vásquez se quedó corto sobre la librería, pues esta es el claro ejemplo de eso que yo quiero para la mía: un infinito. Es un lugar lleno de pilas desproporcionadas de libros de toda clase, pilas que llegan al techo, cubren un escritorio y vigilan un sendero delgado por el cual se mueve el comprador, el amante de los libros. Son libros especiales, ediciones que solo había escuchado en voz de escritores y críticos literarios que con esfuerzo, intentaba contemplar en mi mente. Descubrí con mis propios ojos que tales libros están allá, en San librario. Ahora es cuestión de adquirirlos, cuando ellos y sobre todo yo, esté en el nivel para leerlos.

Esos libros diferentes o especiales, son así porque cargan la historia y el paso de los años, Álvaro es un hombre amable, lleno de una gran generosidad que cuenta historias, narraciones que parecieran sacadas de esos libros pero a la final se comprende que no, que no es producto de estos sino del valioso privilegio de conocer personas a través de un amor común: los libros. San librario es la biblioteca infinita, es el lugar en donde se encuentran libros únicos como el escrito por Alfonso Fuenmayor, amigo entrañable de García Márquez, del sabio catalán y de Aureliano Babilonia en Cien años de soledad. Hizo parte del grupo de barranquilla y ese libro llegó a mí-o yo a él- esa tarde-noche de un lunes cuando buscaba algo nuevo para leer. También tuve en mis manos historia de un deicidio de Vargas Llosa, en mis manos estuvo el paso del tiempo, el peso de la historia, el mejor libro que se ha escrito sobre Cien años de soledad. Hay que aclarar que ese libro solo se publicó por Seix Barral en 1971 y que no volvió a ser publicado sino muchos años después, en una compilación de la obra ensayística del peruano.

Tomado de la página oficial de Facebook
Tomado de la página oficial de Facebook

Quisiera decir que es una librería para todos, pero en verdad es un lugar para los verdaderos amantes de los libros, de las ediciones especiales, de los libros que se creen ya perdidos. Es una librería que se aleja tanto de esas librerías conocidas en el centro o el norte de la ciudad, que el comprador se sentirá intimidado al ver tantos autores que su idea principal va cambiando, ya no va por un libro sino por dos o tres, todo es cuestión de que sus ojos encuentren entre tantos libros, el deseado. Visitar san librario es entender que los libros viajan de mano en mano, de casa en casa y que esos que compré, quizás estuvieron en las manos de sus autores, de un académico o alguien del común que como yo, ama los libros, los buenos libros.

No es esta una invitación formal, este texto es una forma de inquietar a aquellos que buscan grandes libros, un lugar diferente para comprar y conversar con Álvaro sobre autores y sus historias. Bucear por las historias de estos libros, adentrarse en un universo del cual hacemos parte una vez leemos la primera frase y nos dejamos llevar por un tiempo que no es el nuestro, pero nos domina y lo sabemos, pero no nos preocupa.   

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s