El papel del intelectual

Tomado de: R24N.com
Tomado de: R24N.com

Rodrigo Restrepo publicó uno de los artículos más problemáticos para la intelectualidad colombiana. Por lo menos, para la academia filosófica. El texto escrito para la revista Arcadia en el 2011, abrió una discusión de carácter obligatorio en las universidades del país y en las publicaciones que quisieron responder a la pregunta que lanzaba el periodista: ¿Dónde están los filósofos? Fue un agite académico que condujo a que muchos se rompieran las vestiduras, otros vieron que era un llamado de atención necesario y otros, sintieron que verdaderamente el autor del texto tenía razón. Yo como estudiante de pregrado de filosofía y letras en aquel entonces, no sabía que pensar.

059
Damián Pachón Soto- Filósofo colombiano

El autor que puso en discusión el papel del filósofo ante las problemáticas nacionales, fue más allá al decir que quizás los filósofos de nuestro país habían sido remplazados por los escritores. En pocas palabras, se podía sentir en la atmosfera de la lectura, la postura del autor al decir que el filósofo no estaba brindado un aporte social, ni para bien ni para mal. Cinco años después de dicha discusión, las academias siguen analizando el texto como si este fuera la pregunta kantiana por excelencia: ¿qué es la ilustración? Y no está mal, sigue siendo un jalón de orejas que de una u otra forma, llama a la reflexión. El pensador colombiano Damián Pachón, reevaluó de nuevo la pregunta e hizo un estudio de archivo buscando entender el papel del intelectual en Colombia. Lo hizo desde 1980 a 1990, una década bastante conflictiva para los colombianos a nivel político y social, a nivel intelectual y económico. La investigación dio como resultado, que sí hay un trabajo intelectual por parte del filósofo que pone en la cuerda floja la actualidad colombiana, lo analiza desde las herramientas de la academia y desde la experiencia misma.

Sin embargo, no es suficiente que haya 47 textos de carácter filosófico en el Magazín de El Espectador de aquella época, sino que también se evalúa el papel de la prensa y sus intereses editoriales a la hora de publicar reflexiones de carácter filosófico sobre la actualidad. El país entero ha relegado al filósofo a la “torre de marfil”, lo ha empujado al olvido porque la reflexión sobre la actualidad se ha visto sumergida a intereses privados, buscando ocultar las preocupaciones por medio de temas banales de forma obsesiva y desmedida. Lo peor del caso, es que la gente se acostumbró a ello. Los filósofos sí se ocupan de los problemas nacionales, pero ¿qué espacios hay para ese tipo de debates? ¿Cuántos medios se miden a abrir espacios para esas discusiones? ¿Cuándo se entenderá que no es hablar por hablar, sino una reflexión desde la formación?

Abrir las puertas de la academia a las discusiones y problemáticas nacionales, abrir los espacios en los medios para este mismo fin, dejar de alimentar las cabezas de informaciones sin sentido y poner sobre la mesa el valor de reflexionar para que el debate deje de ser un ejercicio del aula, de congresos, de salas de redacción y de reuniones con amigos. El intelectual tiene mucho que decir, pero pocos oídos para que lo escuchen, pocos editores que quieran confiar en la discusión para defenderla sobre los intereses privados. No se puede decir que el ejercicio filosófico no sirve cuando no hay espacios.

**

Esta reflexión la ha desarrollado el pensador colombiano Damián Pachón en su nuevo libro: Filosofía y Prensa en Colombia, editorial Universidad Santo Tomás 2016.

tomado: siglo del hombre
tomado: siglo del hombre

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s