Sobre Santiago Gamboa

 

Siempre es para mí un placer y un gusto hablar de Santiago Gamboa. Y lo es por dos razones de peso. La primera porque Santiago fue todo lo que alguna vez soñé de joven, hizo todo lo que desee haber hecho con mi vida y no lo logré por razones y circunstancias que no vienen al caso. Santiago Gamboa se fue de casa a los 18 años a Madrid a estudiar filología clásica, luego pasó a Francia y allí estudio el doctorado. Es en Europa donde escribe su primera novela: páginas de vuelta, una novela que le genera reconocimientos y un cierto status de escritor que era lo que realmente quería tener desde que dejó la casa. Esa fue una de las cosas que yo desee hacer, poder irme de casa y conocer el mundo aunque fuera tan difícil la estadía en cualquier lugar, pero dedicarme a lo que me gusta hacer que es escribir. No lo pude hacer y a la final ya no importa, salir de tu país no es un requerimiento para escribir.

La segunda razón de peso viene de la mano de su tercera novela: Vida feliz de un joven llamado Esteban, es para mí, la mejor novela del escritor bogotano. Y es la mejor porque busca y encuentra un objetivo, es la vida de Santiago en Madrid y en Francia, es la vida de un joven que quiere ser escritor y para ello, debe sacrificar cosas: un noviazgo estable, la vida que le ha dado sus padres y una juventud llena de felicidad y alegría. Todo esto lo cambió por una vida en Europa llena de necesidades y deseos, llena de soledad y frustración, lleno de todo eso que mata a un hombre: los recuerdos. Estas son para mí las dos razones por las cuales admiro a Santiago y claro, su poder en la escritura, su trabajo que ha sido reconocido en todo el mundo es lo que ha hecho de Gamboa uno de los escritores más importantes de Colombia y con una gran carrera dentro de las letras. Tal vez sea él uno de los precursores de la nueva novela colombiana, una novela que no está influenciada ni mucho menos “plagiada” del realismo mágico de García Márquez, Gamboa ha sido de esos pocos autores que admiran a Gabo sin necesidad de hacer novelas pensado en el nobel ni haciendo lo mismo que él hacía, como todo ese grupo de autores que se catapultaron por intentar ser un Gabo sin éxito.

Gamboa ha sido mi escritor de cabecera, junto a Gabo, Andrés Caicedo, Juan Gabriel Vásquez, Truman Capote entre otros. Pues he encontrado en sus textos la diversidad de una escritura de viajes, de historias que pueden pasar en cualquier momento y en cualquier lugar del mundo, son historias conmovedoras, cómicas y dolorosas, algunos párrafos te dejan frío y otros, te dan la sensación de querer vivir el mundo y ver en él, la grandeza de un gran libro para leer y leer, luego reflexionar sobre ello y después, sentarse y escribir todo lo vivido.

Otra de las características de Santiago Gamboa está en su afán de narrar historias de periodistas, de incluir en sus relatos al periodismo como un eje fundamental de los personajes, algo tan vital como lo ha sido para él esta profesión. En el libro de relatos: El cerco de Bogotá, Gamboa narra y relata diferentes hechos de ficción que le ocurren a varios periodistas en la ciudad del Sagrado Corazón. Entre esas líneas y párrafos, Santiago cuenta y describe la vida y la tarea de un periodista, su diario vivir, sus anhelos y esperanzas, al igual como lo hizo con Los impostores, otra de sus grandes novelas.

Santiago Gamboa no es un escritor que te empalaga ni te enreda con el lenguaje, él solamente lanza una melodía, un camino para ir trazando a lo largo del libro, a lo largo de la vida de los personajes. Para adquirir esta sensación es fácil acercarse y leer el síndrome de Ulises una novela que habla de los exiliados, para mí es la segunda parte de vida feliz, es una historia de un joven que ha tenido que vivir el vacío de estar fuera de su patria, de aprender a convivir con personas que resultaron siendo su familia y de experimentar cosas que sólo él podrá llevar hasta la tumba porque nunca hay una palabra plena para narrar lo vivido.

A un autor como Santiago hay que disfrutarlo y deleitarlo, entenderlo en la medida que se lee y comprender que la vida es un viaje en el cual nos dejamos caer y vamos afrontando las circunstancias que se van apareciendo, que perecen que detienen el viaje pero a la final, es un pequeño stop que se debe hacer para respirar, alzar la cabeza, ver que es lo que se viene y seguir afrontando con serenidad y madurez. Creo que eso es las novelas de Santiago un ir y venir constante que envuelve al lector y lo hace partícipe y no lo suelta hasta que la historia esté terminada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s