San librario, la librería infinita

Tomado de: La pagina oficial en facebook
Tomado de: La pagina oficial en facebook

Supe de la librería por un texto corto de Juan Gabriel Vásquez en el New york times. El texto que es un elogio de amigos a la librería en donde compró historia de un deicidio de Mario Vargas Llosa en los tiempos de estudiante de derecho y con la convicción plena de que su vida, la dedicaría completamente a la literatura. Álvaro Castillo el dueño de la librería es un hombre de gafas redondas y de un conocimiento abrumador sobre los libros. Aún recuerda al joven Vásquez comprando los libros decisivos para su carrera como escritor. Sigue leyendo “San librario, la librería infinita”

En busca de los libreros perdidos (Parte final)

centro culural

Sin saber por qué, me dirijo directo a Librería el Búho, me atiende Don Fabio su dueño y además cofundador del Centro Cultural. Me comenta de forma somera los inicios del edificio como un lugar propicio para la cultura, mientras hablaba, llegó un hombre a comprar un libro de ingeniería civil, aquel libro cuesta 45.000 pesos intenta negociarlo, palabras van palabras vienen, propuestas van y propuestas vienen, en fin, leer más Sigue leyendo “En busca de los libreros perdidos (Parte final)”

En busca de los libreros perdidos (primera parte)

centro culural
Tomado de: 0enliteratura.blogspot.com

Es mediodía y el sol ya parece tomar su posición en lo más alto del cielo. La gente camina de un lado a otro, es hora de almuerzo y las personas que caminan por la calle diecinueve van buscando un corrientazo, algo “sencillo” de digerir, es sábado. Esas personas son las mismas que entre semana, andan de corbata y vestido, falda y tacones, las mismas, pero en esos días, sólo buscan restaurantes por la séptima para un almuerzo “ejecutivo”. Estoy en medio de una cruz doble, entre la calle diecinueve y la avenida séptima. leer más Sigue leyendo “En busca de los libreros perdidos (primera parte)”

Una noche de teatro (Parte final)

teatro nacional

Gente que camina y camina sólo está en mi mente, como muchos recuerdos bonitos de mi vida y que pasan mágicamente para decirme que sigo vivo y que aún, faltan muchos por vivir, bajé hasta el centro comercial, caminé al baño y luego me dirigí a Oma, nunca me ha gustado mucho ese café, pero lo visito de vez en cuando como para variar de Juan Valdez, leer más Sigue leyendo “Una noche de teatro (Parte final)”