El cerco de Bogotá

Se fue de Bogotá siendo muy joven, el destino fue Madrid. Allí estudió filología y más que eso, estaba tras el sueño de ser escritor, de publicar y ser reconocido. Dejó a su familia en el aeropuerto el Dorado hace treinta años y desde ese primer día en España, no hizo otra cosa que escribir y tratar de sobrevivir. Luego viajó a Francia, quizás siguiendo los pasos de Márquez, Vargas Llosa o Carlos Fuentes. Trabajó en la radio francesa y vivió en una pequeña habitación para escritores mientras su vida se iba entre libros, amores y alguna que otra tristeza. Sigue leyendo “El cerco de Bogotá”

El vicio de escribir

Algunos escriben acostados sobre la cama, sin zapatos ni medias. Otros prefieren su escritorio cerca de la máquina de escribir que espera ansiosa la redacción final de la idea que se fragua en la mente del escritor. Algunos utilizan cuadernos y muchos bolígrafos, otros lápices y muchos borradores, también es válida la agenda con apuntes variados que se van organizando a medida que van escribiendo, otros sencillamente, se sientan frente a la máquina de escribir y empiezan a darle rienda suelta al teclear constante hasta que paran como un acto de exorcismo y releen lo escrito, Sigue leyendo “El vicio de escribir”

La soledad y los libros, una apuesta

Dice un viejo refrán: “si te gustan los libros nunca estarás solo”. Y es cierto, solo que no muchas veces dudamos en darle a los libros el puesto que merecen en nuestra vida. Existen lectores de medio tiempo, de fin de semana, los ocasionales y los de moda. También hay lectores rigurosos, académicos y empedernidos. Cada lector tiene una vida que contar gracias a sus lecturas, pero también son pocos los que pueden contar que los libros les han salvado la vida. Sigue leyendo “La soledad y los libros, una apuesta”

Gabo y Fuentes, una amistad que cumplió más de 50 años

 

En 1962, un día cualquiera, el escritor colombiano Álvaro Mutis le presentó a Carlos Fuentes uno de sus mejores amigos. Un hombre joven con mucha vitalidad que había publicado dos novelas sin mucha relevancia, aunque una de ellas, fue traducida al francés. Ya con pocos rasgos de Caribe, aquel escritor no estaba muy convencido que el gran autor mexicano ya había leídos sus novelas. Lo comprobó con cruzar pocas palabras, no tuvo que decir nada para entender que Fuentes era uno de sus lectores fieles sino que también, sería su gran amigo. García Márquez y Carlos Fuentes iniciarían una gran amistad que sólo pudo ser destruida por la traicionera y absurda muerte. Sigue leyendo “Gabo y Fuentes, una amistad que cumplió más de 50 años”

Sobre Santiago Gamboa

 

Siempre es para mí un placer y un gusto hablar de Santiago Gamboa. Y lo es por dos razones de peso. La primera porque Santiago fue todo lo que alguna vez soñé de joven, hizo todo lo que desee haber hecho con mi vida y no lo logré por razones y circunstancias que no vienen al caso. Santiago Gamboa se fue de casa a los 18 años a Madrid a estudiar filología clásica, luego pasó a Francia y allí estudio el doctorado. Sigue leyendo “Sobre Santiago Gamboa”

El vicio más sano del mundo

tomado de: lecturaagil. com
tomado de: lecturaagil. com

Hace algunos meses releí el libro de Juan Gabriel Vásquez: El arte de la distorsión. Un libro de ensayos en el cual el personaje principal es el lector, en donde todo gira en torno al mágico mundo que se construye mediante la lectura. En ese navegar de páginas me encontré con una frase que llamó mi atención y que desde aquel entonces, se quedaría en mi mente andando de un lado al otro buscando una salida de forma afanosa hasta que empecé a escribir este texto y he podido calmar su afán delirante, su ambiciosa intención de contar en estas palabras sobre el vicio más sano del mundo: la lectura. Sigue leyendo “El vicio más sano del mundo”

¿El amor o la costumbre?*

tomado de: gran-hermandad-blanca
tomado de: gran-hermandad-blanca

Alguna vez escuché una frase que se quedaría grabada en mi mente como una marca de tinta indeleble. Es mortal y directa, como un dardo con veneno que da justo en el cuello. Aquella frase es a la vez una pregunta, una reflexión y una apuesta que se hace al tomarse en serio: “¿Qué duele más: el amor o la costumbre?”. Sigue leyendo “¿El amor o la costumbre?*”