Dos meses sin Ricardo Piglia

Tomado de: El país. com

Después de luchar cuatro años con una Esclerosis Lateral Amiotrófica, que con sus tentáculos detenía cada músculo y lo dejaba sin vida; después de denunciar las falencias en el sistema de salud argentino y de lanzarse a la experimentación con un medicamento que podía mejorar su estado de salud, Ricardo Piglia concluyó que su enfermedad no podía detenerlo, que debía ser feliz mientras podía y que tenía que seguir escribir. Tal cual como lo contó Leila Guerriero en su columna en el diario el país de España. Ricardo Piglia no se detuvo y le apostó una carrera sin precedentes a su enfermedad. Él seguía escribiendo hasta que ya no pudo más, luego contrató a unos cuantos ayudantes para seguir con la tarea, organizar más de cien diarios sobre su vida, organizar la estructura de su novela, darle vida a su entrañable amigo-personaje: Emilio Renzi, toda una carrera por la vida, la eternidad literaria. Sigue leyendo