Dos meses sin Ricardo Piglia

Después de luchar cuatro años con una Esclerosis Lateral Amiotrófica, que con sus tentáculos detenía cada músculo y lo dejaba sin vida; después de denunciar las falencias en el sistema de salud argentino y de lanzarse a la experimentación con un medicamento que podía mejorar su estado de salud, Ricardo Piglia concluyó que su enfermedad no podía detenerlo, que debía ser feliz mientras podía y que tenía que seguir escribir. Tal cual como lo contó Leila Guerriero en su columna en el diario el país de España. Ricardo Piglia no se detuvo y le apostó una carrera sin precedentes a su enfermedad. Él seguía escribiendo hasta que ya no pudo más, luego contrató a unos cuantos ayudantes para seguir con la tarea, organizar más de cien diarios sobre su vida, organizar la estructura de su novela, darle vida a su entrañable amigo-personaje: Emilio Renzi, toda una carrera por la vida, la eternidad literaria. Sigue leyendo “Dos meses sin Ricardo Piglia”

Reseña: El túnel- Ernesto Sabato

Ernesto Sábato es considerado uno de los grandes escritores de América Latina. Y lo es porque se formó en el mismo grupo de la revista sur, la misma en la que trabajó Jorge Luis Borges quien tuvo con Sabato una relación intelectualmente conflictiva pero que a la final, dio como resultado un libro de ensayos llamado: conversaciones con Borges.  Es también considerado una mente brillante por sus conocimientos en la física y la matemática, la pintura y la literatura. Se ha dicho que fue petulante y pedante a la hora de hablar con críticos y periodistas. Su primera novela corta fue el túnel, luego Sobre héroes y tumbas y por último Abaddón el exterminador. 

Sus obras son profundas, cargadas de un poder filosófico y artístico bastante elevando que no puede ser tomado a la ligera, necesita que el lector se detenga varias veces en la lectura para analizar el punto en el cual se está posicionando el personaje, Sabato y el lector. Fue un hombre bastante depresivo y descontento con su obra, si no fuera por Matilde- su esposa-, jamás se habría conocido obra alguna del escritor argentino  quien quemaba todo lo que escribía.