Un monstruo de bata, marcador y tablero

Tomado de: Vanguardialiberal.com
Tomado de: Vanguardialiberal.com

Después del caso de Yuliana a manos del enfermo de Rafael Uribe Noguera, el despliegue mediático que se generó fue suficiente para dejar en el aíre una preocupación contundente: en Colombia los niños son una fantasía sexual. Aunque a través de la historia siempre ha existido este problema de violación a menores de edad- y que lo diga la iglesia católica-, es hasta ahora que la gente ha tomado la valentía de no dejarse callar y denunciar a cuanto agresor o presunto agresor ronda por sus calles. Sigue leyendo